Fútbol / totteham

alexyque83
La última victoria de la Copa de Europa de Liverpool llega en un viaje que está lejos de terminar.
MADRID -- Y ahora, después de una victoria por 2-0 contra el Tottenham Hotspur, son seis Copas de Europa para el Liverpool. El Barcelona y el Bayern de Múnich se han quedado atrás, mientras que el Milan y el Real Madrid, 13 veces campeón, han sido los dueños de la Copa de Europa como pocos. Ningún club puede separarse de su pasado, pero el Liverpool, más que la mayoría, está marcado por lo que sucedió antes, desde lo sublime hasta lo trágico. El último título reflejaba los anteriores en el sentido de que estaba destripado y lleno de "podría haber sido", probablemente mucho más de lo que debería haber sido. Esa ha sido la historia de las victorias europeas del Liverpool: dos veces en los penales, dos veces por un solo gol, siempre con el partido en la balanza hasta los últimos minutos. Así que tal vez era conveniente que, al pitido final, cuando la mayoría de los nuevos campeones de Europa se derrumbaron en el campo de Wanda Metropolitano, abatidos por el agotamiento a partes iguales, la euforia y la necesidad de liberación, el último en levantarse fue Jordan Henderson. El capitán del Liverpool permaneció en el suelo durante una eternidad, primero con la cabeza en las manos y luego encorvado a gatas. Sólo cuando el suplente Divock Origi puso el partido fuera de su alcance, a falta de tres minutos para el final, el Liverpool pudo hacer temblar el miedo de que una final marcada por los errores y el cansancio pudiera tomar un giro en su contra. Allí, durante gran parte de la segunda parte, cuando el Tottenham se sacudió el letargo y finalmente se dio cuenta de que si iban a caer, no podía ser con el tipo de gimoteo flácido que caracterizó los primeros 45 minutos, fue Henderson. Brazos agitándose, piernas bombeando, órdenes ladrando. No era impecable, ni decisivo, pero fue la realización hecha carne de que el trabajo de una temporada -al diablo, cuatro años de trabajo- podía ser deshecho por un solo y cruel momento. Y en su capacidad de sufrir, de temer y de excretar energía de cada célula de su cuerpo, puso la clave para que el Liverpool pudiera resistir el renacimiento tardío del Tottenham.
0.00
6
0

Más publicaciones aparecerán pronto. ¡Escribe la tuya!