Otro

En tendencia

psicologiaexpres
Integración de la preparación mental en el entrenamiento del deportista
1. ¿Por qué hablar aquí de entrenamiento mental en lugar de preparación mental? Cambiar las destrezas o habilidades mentales es complejo. La noción de cambio es difícil y suele ir acompañada de períodos de duda. Para esto, es necesario "entrenar" mentalmente, es decir, establecer nuevos hábitos, nuevos comportamientos a través de la repetición para que se vuelvan automatizados y puedan ser utilizados en competiciones. y / o en situaciones difíciles. No hay hábitos "buenos" o "malos" sino solo hábitos, en su mayoría provocados por estímulos, información o anclas. Estos desencadenantes se han registrado de forma consciente o inconsciente, desencadenan un comportamiento, una decisión voluntaria o no, una reacción o un gesto adaptado o no. Enseñanza Deportiva Los hábitos están anclados de por vida y apenas podemos cambiarlos. Por otro lado, tenemos la posibilidad de crear nuevos, que a través de repeticiones toman el lugar de los anteriores. Por lo tanto, es necesario que el jugador entrene mentalmente. Una vez que se adquieren los nuevos hábitos, es importante tener en cuenta que en un día "diferente de los demás", en un estado de pronunciado cansancio o mayor nerviosismo, los viejos hábitos pueden reaparecer, lo que implica que el entrenamiento mental es de pie. No podemos disociar al atleta del individuo. De hecho, el atleta es parte de la entidad, "individual". Por lo tanto, hay un viaje de retorno permanente dentro de esta "pluralidad personal", el trabajo mental que se extiende a todas las facetas de la persona. Es decir, el trabajo mental debe ir más allá del marco simple del juego. Entrenar mentalmente no significa entrenar solo en la cancha, sino también todos los días fuera de la cancha de tenis. Por eso es difícil para el entrenador de tenis ser un entrenador mental. La misión de este es entrenar y llevar al jugador a un nivel óptimo de rendimiento en el campo. La capacitación implica una postura y una relación específica, una relación de coaching / capacitación dedicada a la actividad. La postura del entrenador mental es diferente y puntual, al servicio del jugador y el entrenador, con un ojo externo, en la sombra. Su objetivo es hacer que el jugador sea autónomo. La relación es diferente. Siendo este el caso, el entrenador tiene la posibilidad de integrar en sus prácticas, herramientas de entrenamiento mental para potenciar el rendimiento del jugador y su propia pedagogía. El objetivo de este capítulo es presentar un conjunto de conocimientos para que el entrenador ayude en este papel al proponer líneas de trabajo concretas y serias. Por lo tanto, los entrenadores pueden integrar un trabajo de optimización del rendimiento en su pedagogía y beneficiarse de una visión mucho más amplia que la que se da únicamente a la técnica, la física y los resultados del jugador. 2. Colocar el aspecto mental en el entrenamiento. El aspecto mental sigue siendo una minoría hoy en día, aunque su lugar tiende a tomar cada vez más importancia. La técnica sigue siendo con demasiada frecuencia el primer eje de aprendizaje, mientras que en muchos otros países prevalece el juego y la eficiencia. Sin lugar a dudas, la técnica es una herramienta fundamental y se debe trabajar y volver a trabajar sin descanso para automatizarla. Sin embargo, sigue siendo un medio, una herramienta al servicio del juego y la intención. Ahora encontramos que los hábitos culturales vinculados al lugar de aprendizaje técnico entre los entrenadores permanecen profundamente arraigados en la pedagogía y en la profesión. Sin embargo, es esencial priorizar la intención hacia la eficiencia en el establecimiento de esquemas neuropsicológicos a nivel cerebral. Obviamente, no se trata de minimizar el lugar de la técnica en el entrenamiento, pero proceder de manera diferente puede conducir a comportamientos nuevos y más eficientes. En la música, por ejemplo, la técnica y la velocidad son fundamentales, pero lo que tiene prioridad es la calidad del sonido y la transmisión de las emociones. El ser "prisionero" de su técnica, si se puede dominar, puede prevenir la efectividad y la transmisión de emociones. --> CLICK <-- 3. ¿Por qué integrar el entrenamiento mental en la pedagogía de coaching? El tiempo de juego efectivo es del 10 al 30% del tiempo en la mayoría de cualquier juego. Por lo tanto, el tiempo durante el cual el jugador no está realmente jugando y donde enfrenta sus propias emociones y reflexiones es colosal (entre el 70 y el 90% de la duración de un partido). Paradójicamente, en la formación este informe se invierte muy a menudo! Esta observación conduce a una primera reflexión importante: ¿corresponde la capacitación a los requisitos encontrados en el partido? ¿Cuánto tiempo pasan los jugadores y entrenadores trabajando y abordando las fases de "no jugar": preparación justo antes del partido o recuperación justo después, cambios de lado, fases entre puntos, justo antes de servir, justo antes para volver? Se debe considerar otro parámetro: para poder usar una habilidad o una aptitud, uno tiene que haberlo trabajado corriente arriba un cierto tiempo, fuera y en el campo. No es suficiente hacer tres respiraciones y abdominales antes de servir o usar un poco de imágenes mentales para cambiar de lado visualizando una inyección para que sea efectiva. El trabajo de ensayo y configuración sigue siendo fundamental, lo que requiere que se integre en la programación de la misma manera que los otros factores de rendimiento del jugador. Al incluir este enfoque en su pedagogía, el entrenador podrá transmitir una gran cantidad de elementos de diferentes maneras: por su forma de hablar, por las situaciones puestas en su lugar, por las reacciones y especialmente por el uso del "no verbal" Adaptado al jugador. Si el entrenador está "habitado" y convencido de la utilidad de este trabajo, sus intervenciones serán más impactantes y adecuadas. Por lo tanto, es necesario hacer varias preguntas para definir su enfoque y su perfil de coaching: - ¿Quién quieres ser como entrenador? - ¿Cómo te gustaría reaccionar ante esta o aquella situación? - ¿Qué trabajo desea ofrecer en función de lo que está buscando y en función de las características de su jugador? Esto implica cambiar las prácticas propias como entrenador y aceptar cuestionarse uno mismo. Para cambiar los hábitos de uno, la pedagogía de uno es una cuestión de cambio, y como todos sabemos, el cambio es difícil y no se puede reducir a una cuestión de voluntad. ¿Cuántos entrenadores ya han filmado en sesión o han traído a alguien fuera para que se confronten y cambien sus propias prácticas? Aceptar el cambio, modificar las prácticas de uno mismo, determinar cómo se aprende (por lo tanto, tiene éxito y falla) e integra las cosas, todo esto no es fácil para el jugador como para el entrenador. El cambio trae un descanso, una pérdida de referencia, una desorganización momentánea y dudas que causan una profunda revolución en sus prácticas. Para cambiar su enfoque de entrenamiento, Se trata de terminar con una concepción donde "el entrenador en su torre de marfil" difunde de forma heterónoma, un conocimiento del que piensa ser el único que conoce el camino del éxito. Es fundamental reconsiderar la audiencia de los jóvenes con sus propias características, sus evoluciones, sus motivos de acción, sus códigos sociales y relacionales, para comprender mejor la capacitación y su programación. Hoy en día, es difícil aplicar una pedagogía de capacitación tradicional porque los puntos de referencia de los jóvenes han evolucionado bajo la influencia de las nuevas tecnologías. El papel y el lugar de los padres y educadores se ha visto afectado en la sociedad actual. Lo mejor es llevado por una mirada de curiosidad e inventiva sobre lo que emerge y reemplaza lo que desaparece. Este tipo de mirada impone un retorno al aprendizaje por prueba y error, sabiendo que el error es inherentemente doloroso de soportar. Esta postura, por lo tanto, requiere que el entrenador y el jugador tome coraje y el desarrollo de un sentido de responsabilidad personal. Desde un punto de vista pedagógico, parece interesante ir de la heteronomía a la autonomía. La heteronomía se refiere a una producción de conocimiento que es una prerrogativa de los especialistas. Se basa en una "pedagogía de enseñanza directiva referida a la sumisión del alumno, pero también del maestro, a un conocimiento externo:" Le explico lo que debe hacer cuando aprendí ... " . Por el contrario, la autonomía corresponde a la construcción del conocimiento desde su propia experiencia. Se trata de una pedagogía de iniciativa y experimentación basada en la coproducción del conocimiento personal, constantemente negociada con el conocimiento existente:" Muéstrame y déjame entender cómo lo haces ... ". Si tiene algo que pueda hacer para ayudarlo, o si tiene alguna pregunta sobre este artículo, no dude en ponerse en contacto a través de telegrama en PSICOLOGIAdeportiva. Si ha disfrutado de este artículo, también puede leer nuestra lista de materiales.
0.00
15
0