Fútbol / futbol

alexyque83
Griezmann conduce a Francia a la victoria
El extremo Antoine Griezmann marcó un gol y creó otro, ya que Francia, vencedora de la Copa Mundial, venció a Moldavia por 4-1 en Chisinau en su primer partido de clasificación para la Eurocopa 2020 el viernes. El delantero del Atlético de Madrid estrenó el marcador en el minuto 24 del encuentro antes de la intersección para Raphael Varane para duplicar el marcador tres minutos después del hecho. Olivier Giroud igualó a David Trezeguet como el tercer goleador más destacado de la historia de los Bleus con su 34º objetivo universal nueve minutos antes del descanso, y Kylian Mbappe terminó la derrota a falta de tres minutos para el final, antes de que Vladimir Ambros afirmara un alivio tardío para Moldavia. El lateral izquierdo Layvin Kurzawa fue la principal figura del equipo desde el principio, sin haber sido premiado en la Copa Mundial, ya que el extremo del Bayern de Múnich Kingsley Coman salió al campo en medio del calentamiento con un problema muscular y fue suplantado por Blaise Matuidi. Griezmann tuvo el mejor de los tiros tempranos, pero su esfuerzo desde fuera de la vista para socavar a Alexei Koselev en el objetivo del equipo local a los 17 minutos. El peludo hombre de pelo ancho marcó su 27º gol para Francia siete minutos después de que el creador de juego del Manchester United, Paul Pogba, se metiera en la canasta con un chip muy bien planificado, antes de golpear un lanzamiento por primera vez para batir a un Koselev de pies nivelados. Griezmann se convirtió entonces en proveedor, descubriendo en su rincón el enfoque de Raphael Varane, quien duplicó la influencia de los invitados en el Estadio Zimbru. Giroud puso la diversión en la cama cuando llegó tarde, ensambló el centro de Matuidi con una volea con la zurda. Giroud desaprovechó la oportunidad de adelantar el récord de 34 goles de Trezeguet poco después del descanso, cuando su remate de cabeza de un centro de Griezmann pasó volando por encima del poste. Si bien Pogba pudo haber ayudado una segunda vez al registro de Griezmann, su cabezazo fue frenado por Koselev de forma sublime en el minuto 70, y el hombre del Manchester United volvió a correr de cerca a falta de 11 minutos para el final, a falta de un disparo que permitió localizar la red lateral. Kylian Mbappe tuvo éxito donde Pogba bombardeó en 87 minutos. Los anfitriones garantizaron un objetivo alentador a falta de 90 segundos para el final del tiempo reglamentario, cuando el centrocampista Ambros se recuperó del poste y superó a Hugo Lloris. El próximo paso de Francia es Islandia el lunes, mientras que Moldavia, que aún no ha cumplido todos los requisitos para una competición mundial, se dirige a Turquía.
0.00
1
0

leito1983
Para todos los gustos
Cesar Luis Menotti dijo alguna vez: “Si no fuese por Maradona o Pelé, el fútbol sería un deporte de 11 tipos contra 11 tipos intentando meter la pelota dentro de un arco”. Lo maravilloso de este deporte, es la variedad de formas que se consiguen hacer goles. Los programas deportivos suelen hacer resúmenes semanales de goles, y su juicio, seleccionan en un ranking los más destacados. Una tendencia es que en los primeros puestos lo obtengan los goles hechos desde afuera del área. Cuanto más lejos y más fuerte le pegan a la pelota, más impacto tiene y puede ganarse el podio con facilidad. Y si a eso le sumamos una pirueta puede ser premiado como el mejor gol del año. Tal como sucedió con los goles de Zlatan Ibrahimovic y Wayne Rooney. Por supuesto que todos los goles que llegan a ser elevados al título de golazos se disfrutan. Son el orgasmo visual de los que amamos el fútbol. El gol se puede convertir en golazo por la elaboración de juego o por virtud del jugador que define la acción. El volante puede tirar un centro y depende como resuelva el receptor, puede ser un golazo. Puede definir de cabeza y está muy bien, o puede hacer una chilena, una palomita o una volea. En el caso del centro bajo, el golazo lo convierte el jugador si de repente se le ocurre definir con el taco. En las jugadas dentro del área, donde se ensucia con rebotes, el atacante puede optar por cruzar su pierna hábil por detrás del pie de apoyo para convertir de rabona. Los habilidosos nos suelen regalar goles memorables esquivando rivales y definiendo frente al arquero o eludiendo a este último. Jugadores como Raúl se cansaron de hacer goles “de vaselina”. Ese toque artístico que le dan a la jugada amagando pegarle fuerte y elevando la pelota con sutileza. Uno disfruta ver el recorrido del balón mientras supera el cuerpo del arquero para ingresar al arco. Particularmente, al ser un deporte de equipo, disfruto los goles que tienen una elaboración colectiva; como nos acostumbraron equipos como Arsenal, Ajax o Barcelona. Varios toques o triangulación. Como argentino se me vienen a la mente dos goles mundialistas: el de Esteban Cambiasso ante Serbia y Montenegro, tras una serie interminable de pases. En el mundial de Estados Unidos 1994, Argentina convirtió un gol hermoso con una serie de pasos a un toque entre Maradona, Redondo y Caniggia. Una jugada que tiene el boche de oro de la definición de Maradona clavando su disparo al ángulo. Es entendible que influye mucho quien lo hace, la competencia y la instancia de la misma, como también el momento del partido. Un golazo a poco terminar el partido no tiene la misma consideración de la opinión pública que otro hecho en el desarrollo del encuentro. Por ejemplo, todos recordamos el golazo de volea de Zidane en la final de la Champions Leage. Mientras más avanzado esté el torneo, queda con más fuerza en la memoria de la gente. Hasta uno recuerda dónde y con quiénes vio el gol en ese momento. ¿Es injusto que no se valore de la misma manera un gol de tiro libre hecho por Messi que de un jugador de la liga de Guatemala, por ejemplo? Lo es. Pero hay una realidad: el jugador de Guatemala factura menos que la Superestrella argentina. De todos modos, existe una esperanza para esos jugadores ignotos: las redes sociales. Un usuario con una cantidad considerable de seguidores puede publicar su gol y darle la difusión que se merece.
0.00
3
0

leito1983Actualizado
El trabajo sucio
0.00
4
0

leito1983
Goleadas eran las de antes
Me asumo un purista del fútbol. De esos que prefieren el caño, el lujo en vez de una patada y un gol con jugada elaborada al bambazo desde larga distancia. Es difícil hablar de pobreza en el fútbol en la era de Messi y CR7, pero hace un tiempo a esta parte que me hace ruido un criterio que, para mi gusto, fue cambiando con el tiempo. Las goleadas. No voy a descubrir nada si digo que el fútbol actual es diferente al de sus inicios. Las goleadas a principios del siglo XX eran moneda corriente y uno de los motivos principales era el esquema que utilizaban los equipos de aquella época. Cinco delanteros y dos defensores. Hoy en día alguno que otro técnico lo usa como manotazo de ahogado cuando tiene que convertir un gol para clasificar a la próxima ronda o salvarse de un inminente descenso. Por aquellos años era más usual ver un 12 - 1, 9 - 0, 8 - 5, etc. En el mundo contemporáneo cada tanto se registran goleadas de dos dígitos a equipos poco conocidos o de selecciones potencias en el deporte que golean a algún país recién independizado. Escandalosas victorias como la del año 2001, donde Australia le ganó 31 - 0 a Samoa Americana. Pero el motivo de mi escrito no es repasar las mayores goleadas de la historia, sino, como expresé más arriba, analizar un criterio que hoy ya no es el mismo a la hora de considerar el resultado de un partido como goleada. En la actualidad es considerado goleada un 3 - 0. Concepto en el que disiento bastante. Recuerdo que en la década de los '90 la goleada era a partir del 4 - 0. Ustedes dirán: “Bueno, un gol más, un gol menos”. Hoy un 3 - 0 lo pueden calificar como apabullante o baile. A veces el trámite del encuentro refleja o justifica ese adjetivo que suelen usar periodistas, pero en otras ocasiones el equipo que gana simplemente tuvo suerte o puntería, mientras el equipo que perdió tuvo tenencia de pelota y más oportunidades de anotar.Los equipos que empiezan ganando desde temprano y a los 10 minutos ya marcaron 3 goles, suelen quedarse o conformarse con esa distancia, en vez de ir en busca de más goles. Algunos dicen que es porque se apiadan del rival. Para mi gusto es una falsa modestia y una manifestación de soberbia bajar la intensidad de la competencia por considerar inferior al otro equipo.Se registraron casos donde los equipos que ganaban por 3 goles fueron empatados sobre la hora o inclusive derrotados. Partidos que justifican por qué el fútbol es considerado el más lindo del mundo. Eso no lo voy a negar. Pero el resultado parcial de 3 goles arriba no lo considero una garantía, eso está claro. Así que todo esto es para decirles que no estoy de acuerdo que la humilde generosidad del 3 - 0 sea definida como goleada. Disculpen si esperaban algo más desarrollado o elaborado, pero resulta que cada tanto me gusta desahogar o liberar un capricho que vive en mi cabeza desde hace un tiempo.
0.00
0
0